¿Por dónde empezar a arreglar el SEO?

optimize

 

SEO (optimización para buscadores) es una de las disciplinas más importantes, y una de las más relegadas en los presupuestos locales de marketing digital hoy en día.

Quizás esto se deba a que en un principio el SEO es "invisible", ocurre en un segundo plano fuera de la vista del cliente o de los responsables de tomar las decisiones de marketing.

Otra de las razones puede deberse a que mientras otras acciones tienen un efecto casi inmediato en la estrategia, las acciones SEO requieren mucho más tiempo para registrar resultados.

Lógicamente el posicionamiento en buscadores mantiene cierta estabilidad en sus resultados, y lograr ser competitivos con una palabra clave requiere de un esfuerzo sostenido en el tiempo.

Además las reglas de posicionamiento -por supuesto que hablamos principalmente de Google- intentan reflejar en sus resultados la que puede considerarse como la regla más importante: la experiencia del cliente.

Cuando Google llama a “ofrecer contenido de calidad”, es otra manera de decir lo mismo. Por ejemplo, cuando alguien hace clic en un aviso de Google Ads, el buscador se preocupa no solo por el precio que se ofreció pagar por ese clic, sino que también se preocupa por medir la satisfacción del cliente con el sitio web donde ese aviso lo dirigió.

Como experiencia hemos tenido casos en donde Google nos indicaba que estábamos pagando de más por un aviso. Al principio nos resultaba difícil de creer que alguien pudiera decir estás pagando de más, sobre todo cuando se trata de un negocio cuyo objetivo es ganar dinero de esa forma, pero enseguida entendimos que tan serio era Google al proteger su verdadero negocio que es la experiencia del cliente.

Si el público termina por considerar que los avisos de Google llevan a lugares poco útiles viendo la estrategia mas general Google pierde más que ese dinero de esos avisos porque termina siendo considerado por el público como una mala experiencia y lastima el valor de realizar búsquedas en Google.

SEO: Por donde empezar el posicionamiento

¿Y entonces por dónde empezar? SEO técnico? on-page? off-page? estructura, contenido, linkbuilding... La tarea es más compleja de lo que puede imaginarse y se debe poder comenzar en alguna parte.

Por eso a continuación tienes algunas preguntas básicas sobre tu sitio web que puedes hacerte al empezar a trabajar en el posicionamiento Web:

¿Aparece mi sitio web en Google?
¿Ofrezco a los usuarios contenido de alta calidad?
¿Aparece mi empresa local en Google?
¿Mi contenido se carga rápidamente y se puede acceder a él fácilmente en cualquier dispositivo?
¿Es mi sitio web seguro?

Podemos tomar estos datos como seguros ya que provienen del mismo Google, en su guía de inicio. También podemos corroborar que desde un punto de vista práctico este orden funciona a la perfección.

A veces hasta quienes estamos permanentemente trabajando en el tema necesitamos dar un paso atrás y poder reflexionar sobre "la foto completa", para poder evaluar si la estrategia que estamos aplicando sigue siendo la correcta.

Antes de introducirse en las técnicas de optimización de páginas Web más "profundas", es recomendable plantear el plan correcto para atacar el problema, y esto pasa esencialmente por la estrategia.

El mejor camino es plantear un plan realista de acuerdo a los recursos disponibles para la tarea. Sea empleados de la misma empresa que puedan dedicar tiempo a la optimización del sitio Web, o se trate de una agencia tercerizada a la que se le encargue la tarea, habrá que elegir el plan más apropiado para realizar el trabajo.

Hay que tener en cuenta que no debe considerarse SEO como algo que empieza y termina. Más bien debería tomarse la tarea como periódica y asignarle un lugar permanente en el presupuesto de marketing.

El sitio Web sigue siendo el centro de la estrategia digital, el lugar propio de la empresa en el mundo digital y donde se van a reflejar todos los demás esfuerzos, sea en redes sociales o cualquier otro canal.

Suele ser el sitio Web el lugar principal donde uno presenta su negocio, donde intenta llevar al navegante para “cerrar el trato”, y es además donde se puede decidir con más libertad y mejores herramientas el contenido, el posicionamiento, las conversiones, etc.

Hubo algunas opiniones no hace mucho tiempo que vaticinaban el fin de los sitios Web en manos de las redes sociales. ¿Para qué íbamos a necesitar una página Web si podíamos subir nuestros contenidos en Facebook y posicionar nuestro perfil de Facebook en lugar de posicionar el sitio web?

Un tiempo después tenemos la respuesta con más claridad que nunca: aunque lejos de desaparecer Facebook enfrentó grandes problemas que aún no se han resuelto del todo: privacidad, incorrección política, y el más destructivo de todos, el desinterés del público.

Pensemos solamente lo que podría significar que la tendencia se acentuara y el público migrara masivamente a otra red, o cambiara su conducta con respecto al engagement social. Todo nuestro trabajo podría perderse.

Y eso sin contar que uno de los momentos más importantes de la relación del público con las marcas se sigue dando principalmente en las búsquedas de Google. Por lo pronto seguimos diciendo “larga vida al posicionamiento de los sitios Web”.

  • Copyright Awake © 2019.